jueves, 21 de enero de 2016

Ashuganj, y el agua nos educó.

"Ashuganj, water on the road" por 2wTree.










   Esta entrada responde a la mera satisfacción de publicar el trabajo final realizado para el primer módulo del curso “Creatividad, diseño e innovación: Técnicas y herramientas” impartido por la Universidad Nacional Autónoma de México y Universidad del Estado de Arizona vía online a través de Cousera. 

   La tarea se trataba de crear un producto y/o infraestructura en función a un problema dado, el cual era descrito de la siguiente forma: “En la temporada de lluvias hay problemas de encharcamientos e incluso inundaciones y deslaves en la ciudad. Ello implica problemas de viviendas, tráfico y baches. ¿Qué solución de infraestructura propones?”. En mi caso, me he permitido ajustar el enunciado al lugar donde trabajo ahora, Ashuganj, exponiendo los seis puntos a desarrollar en el trabajo de la siguiente manera:

1. Búsqueda del caos.

   Ashuganj es una pequeña ciudad de carácter rural al noreste de Bangladesh. A pesar de las enormes infraestructuras eléctricas que se están construyendo su población es pobre y con un nivel escaso de educación. Hay gran cantidad de niños rebuscando pequeños trozos de ladrillos que salen entre las arenas resultantes de las excavaciones diarias realizadas por la maquinaria de construcción. Niños que corretean por las calles en horarios lectivos que no existen para ellos. Niños que no son educados y viven en el primer escalafón que ofrece la vida humana, la miseria, sin recibir una educación gratuita que los forme mientras sobreviven en unas tierras polvorientas cuando dejan de estar completamente inundadas durante la temporada de lluvias y los terrenos menguantes debido al cambio climático donde viven.
 

Un grupo de niñas madrugadoras de la ciudad Ashuganj.
2. Identificación de hechos.  

   Uno de los mayores problemas principales de su población radica en la debilidad sistema educativo que sufren la mayor parte de los ciudadanos de estas comunidades rurales. Tras hablar con mucha gente local, amigos y conocidos venidos de la capital Dhaka y occidentales que trabajan en Ashuganj, parece que reforzar el sistema educativo y hacerlo llegar a la máxima población posible, es vital para poder mejorar la calidad de vida de esta una sociedad tremendamente más castigada por la necesidad de sobrevivir que por la falta de hambre, ya que las tierras de Bengala son tan fértiles como para llenar todos los estómagos de su población.

3. Definición del problema. 

Niñas buscando trozos de ladrillo de las excavaciones.

   Trabajando con la gente local observo que tienen rasgos comunes tales como su inocencia, inseguridad, falta de confianza, sumisión, mentalidad confusa,… Todo ello, son rasgos que definen la personalidad de cada individuo y que se pueden ser aprendidas recibiendo educación desde una edad temprana. Pero, ¿qué hacen la mayoría de los niños en edad temprana? Aquí, más que jugar en la calle buscan trozos de ladrillo que hay mezclados en los terrenos arenosos que pisan con la finalidad de incrementar su resistencia, especialmente en época de lluvia donde esos pequeños trozos de ladrillo cerámico salen con mayor facilidad a la superficie debido al agua absorbida. En mi opinión, algo falla en esta comunidad cuando es más normal para un niño levantarse temprano y buscar piedras en la calle que recibir educación en el colegio. El ser humano tiene la necesidad de socializar, de permanecer con sus iguales y compartir momentos juntos en algún lugar que le sirva de reunión. Esta imagen se repite a diario, los niños permanecen juntos andando por las calles del pueblo y carecen de un lugar que les permita celebrar alguna actividad con la que pueden desarrollar su intelecto reuniéndose bajo cubierto. 

4. Búsqueda de ideas.

   En muchas de las conversaciones junto a otros compañeros de trabajo, han salido ideas sobre cómo mejorar las condiciones y oportunidades para el desarrollo de estos niños, las cuales se enumeran a continuación: 

  • La creación de un lugar con techo que sirva de punto de encuentro y/o reunión.
  • Sesiones de training en grupo para compartir nuestros conocimientos de manera práctica para sus quehaceres diarios.
  • Los extranjeros que aquí trabajamos, al ser mano de obra altamente especializada, podríamos ejercer de profesores en nuestro tiempo libre de manera voluntaria.
  • Clases de aprendizaje de inglés para mejorar la comunicación básica con personas de distintas nacionalidades.
  • En la época de lluvias se podría usar las barcas grandes y abandonadas que hay en el puerto del río como aulas de estudio flotantes.
  • Mejorar la instalación portuaria del rio añadiéndole un valor adicional como centro de estudio. Actualmente usado sólo como muelle de carga y descarga mejorando la creación ciudad. 
  • La movilidad de las barcas desplazándose a otros puertos situados en los diferentes asentamientos existentes a lo largo del río para desarrollar la misma función creando una red de enseñanza en los márgenes del río.  


Interior de uno de los barcos abandonados en el puerto de la ciudad. 
5. Búsqueda de soluciones.

   Las propuestas se evaluaron diseñando la siguiente una rúbrica consiguiendo la siguiente puntuación que se muestra en el cuadro: 


 RUBRO

PESO

Punto de Encuentro

Sesiones de training

Barcas Aula de Estudio

 Movilidad

 Bajo coste.

30%

3 (0.9)

10 (3)

10 (3)

6 (1.8)

 Facilidad de montaje y construcción.

20%

2 (0.4)

10 (2)

10 (2)

7 (1.4)

 Estimula la diversión mientras los niños aprenden

20%

10 (2.0)

10 (2)

10 (2)

7 (1.4)

 Estimula la relación entre los diferentes asentamientos a lo largo del río.

10%

2 (0.2)

2 (0.2)

10 (1)

10 (1)

 Genera Ciudad.

20%

8 (1.6)

4 (0.8)

10 (2)

10 (2)

 TOTAL
100%

25 (5.1)

36 (8.0)

50 (10)

40 (7.6)

   La tabla mostró la mayor puntación por unanimidad a la transformación de los barcos abandonados en aulas de estudio, seguido de las sesiones de training para la gente local impartidas por el personal extranjero trabajando en la cuidad, seguida muy de cerca por las sinergias que origina la movilidad de la propuesta a lo largo de los asentamientos existentes a lo largo del rio.
Occidental feliz jugando con una niña local. 
   El resultado del análisis muestra la transformación en aulas de estudio de antiguos barcos existentes en los puertos de los diferentes asentamientos como eje central que articula la propuesta. Dichos barcos se presentan como un punto de encuentro techado donde los niños puedes divertirse mientras se educan y/o aprenden diferentes disciplinas impartidas en el tiempo libre de la mano de obra foránea desplazada a ese lugar. Los barcos, bien se hallen situados en el mismo puerto o en lugares estratégicos a definir a lo largo del paso del río por la ciudad, van creando nuevas actividades de interactuar generando así una manera adicional de generar ciudad. La movilidad que ofrecen los barcos estimula las relaciones con los diferentes asentamientos de la zona y genera nueva sinergias con la posibilidad de mejorar y desarrollar las condiciones de vida de la gente.
6. Logro de la aceptación.

   Los usuarios de esta infraestructura creada son los niños y niñas en situación de exclusión social que no tienen acceso a una educación digna. A estos pequeños les encanta tratar con foráneos occidentales ya que no es muy normal verlos en Bangladesh. Esto hecho sirve como reclamo para atraer a los a los barcos-aula de estudio y así tenerlos recogidos durante algunas horas en lo que podría resultar un espacio con un carácter más didáctico. Ahí recibirían disciplina y aprendizaje para sus quehaceres diarios impartida por los foráneos residentes en la ciudad durante su tiempo libre. La movilidad que ofrece el barco creará una conexión con otras ciudades incrementando el conocimiento en las aldeas y los muchos puertos existentes a lo largo de los márgenes del río tendrán un valor añadido al no limitarse a las principales actividades de carga y descarga.


"We all are kids and always playing around" por 2wTree.

domingo, 17 de enero de 2016

Henry Ford y el lenguaje estratégico.

Manos que construyeron América a principios del s.XX.
   Fui invitado a una reunión donde el cliente se quejó de la redacción de la minuta de la reunión anterior. Lo cierto es que la redacción de la misma estaba muy alejada de cualquier estándar aceptable. Ni era clara ni ordenada y el desconcierto generado en la mayoría de los asistentes me hizo pensar en todos los jefes anteriores que he tenido. De todas las personas con las que he trabajado siempre he aprendido algo, bueno de todas salvo de una, que a día de hoy sigo preguntándome que es lo que hacía bien para mantener aquel puesto de trabajo. 

   En construcción, redactar un acta de reunión requiere un alto esfuerzo y disciplina debido a que hay que frasear lo discutido en términos solucionables de manera clara, concisa e integrando la resolución de los problemas planteados durante la reunión. Yo aprendí a hacerlo de un jefe alemán que tuve en Oriente Medio. Se conoce como lenguaje estratégico y lo he ido implementado en mi manera de trabajar a lo largo de todos estos años, especialmente durante mi experiencia en Singapur. El lenguaje estratégico incluye la descripción de una meta final de manera objetiva, ordenada y precisa. Haciendo ver los elementos que definen la solución. Además, las frases redactadas son instrucciones que describen la solución de manera viable y conseguible, es decir, el lenguaje usado sugiere posibilidades de solución al indicar el camino para la consecución de la meta. La redacción misma invita a desligarse del uso de un lenguaje emocional por el empleo de uno mucho más objetivo. Hay que hacerla evitando la inclusión de ideas etéreas y/o genéricas pues ese camino lleva a la confusión y elimina cualquier tipo de progreso.  


Manos que construyen Bangladés a principios del s.XXI.
   Estos días lo he estado desarrollando muy intensamente con la mano de obra de Bangladés hasta darle una vuelta más de tuerca a todo esto del lenguaje estratégico y la consecución de una meta. La máxima satisfacción que puedo recibir ejerciendo  mi oficio es cuando alguien, quien no tenía fe en el éxito de su trabajo, viene a mí agradeciéndome la facilidad que le ha supuesto la sistematización de las actividades necesarias que le he impuesto para conseguir el éxito en su trabajo. En definitiva, parafraseando a Henry Ford, sólo hay felicidad cuando nos damos cuenta de que hemos logrado algo.