miércoles, 30 de enero de 2013

#2wTREE_001 - Basurama, in love we trash.


“Plastic Bang!Kok” - Building a rainbow courtesy of Basurama Asociación

  Sometimes there are surprises that I really appreciate while I am working abroad. Being in Singapore, I saw once a collection of photos about a project in Bangkok in a social network of some designer colleagues from Thailand. That project was called "Plastic Bang!Kok” and was signed by Basurama. Suddenly many questions in my mind due to Basurama is a architects collective from my university, ETSAM (Polytechnic University of Madrid, Spain). How did they do to reach to Bangkok with theirs projects? After long searching through my contacts in internet I found one member of this collective working in São Paulo, Brazil. He is Miguel Rodríguez, but he prefers to be called Mister, an architect with one of the minds more curious that I met in my university times and we lost contact for many years. Connection Singapore - São Paulo starts to work using emails and finally I can get answers. Easy  What is “Plastic Bang!Kok”

   "Plastic Bang!Kok" was a proposal for the Bangkok design biennial 2012. We had been looking for an event which could host Basurama in Thailand with the help of the Spanish embassy in that country. They also helped us to find a nice partnership, a good space to work, waste, and a group of design and architecture students to collaborate in the construction. 
    In a few days, we displayed on site our technology to transform the local waste (discarded plastic bags) into four objects of inflatable architecture to occupy a public space in a collaborative process during the biennial. In the past two years, we have been experimenting with inflatable architecture for many reasons. You can use plastic waste, which is all around, you can create huge and well illuminated spaces and it only consumes electricity to blow them and it´s a very simple technology, which everybody can learn and transmit to others. Just download the Inflatocookbook by Alien Ant Farm y check it!




   I remember to see you riding a tricycle around the school yard of our university that vehicle was built using recycled materials during the first edition of Basurama. It was only a seed. What is Basurama? 
 
   Basurama supposed an extra curricular adventure which led a group of friends to self instruct, mixing research and action. The necessary way of setting an alternative to that academic ambient, which I consider so obsolete.
   It all began as a open festival to create collectively out of waste founded around Madrid and industrial areas in the suburbs. All the creative energy collected in those first editions and the success we got, made us grow and evolute into cultural producers. Three years later we were out of the school organizing all kind of events to think about several topics and create with waste and 7 years later we are travelling all around America doing architecture and design out of waste. 

The city is to people! is an intervention of Basurama and Muda  Coletivo mounted on Minhocão.  
The Real Estate Bubble  was  built  using  recycled  materials  and  seeks  to  draw  the  attention 
of passers for speculation in the city of São Paulo.

    Now you are living in Brazil and it makes me remember my Erasmus times when I was living in Lisbon, Portugal. Let´s talk in Portuguese language a little bit. Como é que chega Basurama a Brazil? 

    Basurama começou a viajar para fora de Espanha no ano 2007, com um projecto para a agência espanhola para o desenvolvimento (que então era muito forte na América Latina) e essa parceria marcou totalmente a evolução do grupo. O projecto RUS (Resíduos Urbanos Sólidos) foi uma turnê por vários países com uma proposta dupla: pesquisa sobre o papel do lixo e da reutilização informal em cada país (o lixo é cultura porque cada sociedade se expressa através de um lixo diferente) e um projecto de intervenção artístico/arquitetónica no espaço público colaborando com colectivos locais.
   Não só aprendemos como outras culturas aproveitam os resíduos como recursos, mas também conhecemos um grande número de artistas, técnicas de design e arquitetura popular, lugares abandonados, aterros. Uma imersão numa experiência que mudou a vida de todos nós. 


around Jalan Alun-Alun Seletan, Yogyakarta, Indonesia. Courtesy of Cahya Ilahi.

    Due to your words pops up in my mind a place, a huge urban space with two big trees in one side of a square located in Yogjakarta -Indonesia-, a bohemian city-estate from a western point of view. Many people used to spend the night there playing with the gap generated per these two trees. Actually many of your proposals match quite well with that place or surroundings. Do you think that Basurama can reach there with any of their proposals? 



   In our projects, we are developing and spreading several technologies to create ephemeral and 'soft' interventions in the public space. We consider the existing local reality as the most important element to stablish a productive dialogue. Not only the natural, the social and the cultural heritage, even we consider other other type of local resources, as solid or domestic waste, as one of the main raw material sources for our projects.

  We have tested our working method in several places all around the world, and we (Basurama and local partners) always had a good experience. Working with local resources not only led us to create more sustainable projects, but it helped us to have a great human collaboration and a great learning too. 



 Mister from Basurama Collective
   Due to our comments I remember our first years in University when the most of us used to think in being an architect working around world and nowadays many of us are in overseas. It looks that this global crisis has helped to develop our international skills faster that we imagined on that time, don't you think so? 



   I think that nobody at all could expect what was coming in 2008. We were instructed to pursue the role of the star system architects, whose offices were planning the biggest projects in history those years. Koolhas in Beijing, Norman Foster all around the world, Zaha Hadid, MVRDV, Herzog de Meuron... All based in the imaginary of architectural magazines, the development of 'brand cities'. 

   I felt that there were these alternatives: being part of the housing industry, and designing the ugly and industrialized dwellings that caused the real state bubble, or taking part in the architectural competition system. Both options were harmful in my opinion. The first one is opposed to creativity and my idea of a good life, and time has demonstrated that was unsustainable. The architectural context was not a better way. It makes everybody fight against everybody, discarding an outstanding an incredible amount of work by the 99,9% of the teams competing. The working conditions generated by that system are completely slavery, and I think they take many participants to frustration, feeling that they could not be the GOOD ONES. 

   The way where I have been the most comfortable is trying to build my own (our) way to build and create, agreeing with my ethics and my need of freedom.



    Let's talk about the origin and do it in Spanish language. Te conocí en una clase de proyectos en la ETSAM en la que un profesor nos hablo de la estética de un filósofo alemán para aplicarla al proyecto de un refugio que estábamos haciendo en ese taller. Cuando él terminó tú le preguntaste "Mi abuela me ha dicho que la cama siempre se orienta al Norte y la cabeza hay que situarla en el muro opuesto de la puerta de la habitación mientras se duerme ¿Sigo los consejos de mi abuela o persigo el ideal alemán?" Parece que no pero de aquello hace ya casi 14 años y, a día de hoy, parecería que estuvieses viendo el futuro del presente que tanto lamentamos. ¿Qué te queda aún de aquello? 

  Esa anécdota en concreto me recuerda bastante a como viví mi paso por la Escuela de Arquitectura de Madrid. Aquella participación tenía más de irreverente que de fundamentada, pero respondía a un profundo desencanto con la forma de enseñar arquitectura que vi esos años. En concreto, aquellos profesores de proyectos eran nefastos, pero en general, el método estaba muy dirigido a formar arquitectos concursantes, y sólo algunos profesores fomentaban que el alumno creara su propio perfil de arquitecto a la medida de sus necesidades, y aún más importante, de las necesidades reales que hay de arquitectos hoy en día en España. 
  La primera década del S.XXI ha supuesto una verdadera catarsis. El mundo de la arquitectura profesional entró en crisis a medida que la burbuja inmobiliaria-financiera explotaba, y el acceso al mundo laboral que habíamos conocido en los 90 ya no es más posible. 
    Creo que la irreverencia me acompaña todavía. 


  Recuerdo otra vez que coincidimos en los pasillos de la ETSAM en Madrid tu ibas a proyectar no se que película para el cineclub de la escuela y yo iba a comprar algunos DVD para el cine-forum que organizaba en mi pueblo. Pero hablando de basura tu vives ahora en Sao Paulo y yo en Singapur. ¿Qué piensas que se podría hacer con mucha de la basura producida en Hollywood y que copa las carteleras en muchas partes del mundo? ¿Tenéis algún proyecto? 

   Juasjuas,... ¡Imagínate la cantidad de material sobrante que genera una industria como la del cine en Estados Unidos! Recuerdo la película sobre la vida de Ed Wood, en la que contaban como aprovechaba planos de varias películas y los colocaba sin prejuicios en sus producciones. O "Campanadas a medianoche" de Orson Welles. Aquel plano secuencia del principio está grabado en un set que se había construído para otra película, pero que el aprovechó durante la noche para su película. 
   Tienes razón, la industria del cine produce una ingente cantidad de cine pésimo, muchas películas del montón, algunas buenas y unas pocas joyas. Estoy de acuerdo contigo en que el cine norteamericano invade las salas del mundo y muchas veces devora las industrias locales con políticas muy agresivas de marketing y distribución. Pero también debo admitir que admiro cómo los EE. UU. han creado semejante industria a partir de un arte como el cine. Es un prodigio increíble de capitalismo cognitivo, que ha creado una riqueza incalculable, empleo y patrimonio con la cultura como materia prima. 
   Hablando de proyectos de Basurama, siempre nos ha gustado usar material audiovisual existente como programas de tv, viejos anuncios, películas, para resignificarlos, transformarlos y hasta pervertirlos diría, creando cosas nuevas con ellos. No hay nada más divertido que quitarle el ese aura sagrada y de dogma que tiene un anuncio publicitario, para transformarlo en algo satírico y divertido como Dinero tv

   As per Mister words, all this interview is just an historical introduction about Basurama and he really wants to talk about some projects on going that he is handling now as "O lixo não existe", participatory architectures made ​​from open technologies available in Internet and using resources in anywhere, or "Pan Am", an international mapping about consumer landscapes in America.


Basurama is a architects collective working around the world. Mister is based in Brazil. If you want to contact him, please send an email to: brasil@basurama.org 
For more information about  Basuramaclick  here.

sábado, 26 de enero de 2013

Out of Blue.


    El primer baht tailandés que tuve en mis manos lo encontré barriendo el bar de mi padre. Al parecer alguien lo usó para engañar a la máquina tragaperras. El euro llevaba poco tiempo entre nosotros y por aquel entonces todo eran viajes del pueblo a Madrid, de Madrid al pueblo. Los profesores en la escuela hablaban de que la burbuja inmobiliaria estallaría algún día pero que con la amenaza de una posible crisis llevaban trabajando toda su vida. En uno de estos vaivenes, mi padre me regaló una colección de guías de viaje. El número 4 era Tailandia, y recuerdo guardarla sin quitarle el precinto pues quedaba lejos y no veía horizonte cercano para conocerla. 

    Cuando llegué aquí, Singapur, pensé que era buscando aventuras. Una idea feliz para meses más tarde empezar a asimilar la idea de ser un emigrante más de nuestro país, ahora tan lejano. Nuestra historia esta llena de ellos y, a decir verdad, Vélez hay hasta en Colombia. Y también recuerdo a mi profesor de 8º EGB preguntarnos que queríamos ser de mayor. En mi turno, yo le contesté muy serio: “Informático, yo quiero ser informático”. Tal vez, con la idea de vivir luego en cualquier pueblo de La Mancha.

    Yo intuyo más o menos a donde quiero dirigirme ahora, pero para mi sorpresa, Noom, hablando de su país, dijo que Kijchot es un nombre típico tailandés. Y que yo sepa, Don Quijote es el nombre de un loco que salió de mi tierra en busca de aventuras pensando en encontrar a Dulcinea en algún lugar, como también no creo ahora que sea casualidad que el bar de mi padre se llame Cervantes y que yo responda al nombre de Miguel.


Propuesta de nuevo logo para el Bar Cervantes en Torre de Juan Abad, Ciudad Real.


miércoles, 23 de enero de 2013

Annapurna, aquello del vivir.


   Llego a una planicie expectantemente oscura. Intuyo la silueta de algo brutalmente gigantesco. Segundos más tarde, la luz empieza a existir delante de mí y aparece la bestia rocosa de la que hablábamos los días anteriores. El silencio acorrala mi mente. Me siento tan pequeño, tan débil y tan miserable que da hasta vergüenza el simple hecho de contemplar. ¡Qué ridícula resulta cualquier preocupación por el pasado!. 

    Entre tanto cruce cómplice de miradas tomó un café, con la duda de si hay que hablar seriamente de algo ya. Voy de aquí a allá para volver de allá a aquí y, la verdad, no sé bien lo que hacer una vez llegado de nuevo aquí, pero en ese espectacular momento de confusión, es cuando agarro a mi guía del brazo, lo dirijo a la gran vista y con el pensamiento desorbitado le digo: “¡No sabes lo afortunado que eres con disfrutar esto casi a diario!”. Y él, con la tranquilidad del que repite una frase de manera mecánica, responde “Para ti la mitad de los Himalayas, yo me quedo con la facilidad de viajar que ofrece tu pasaporte. ¿Acaso crees que yo no quiero visitar Roma o, tal vez, París?  

    Así desperté enfrente del Annapurna Sur y, al bajar de allí, vivir empezó a ser sencillamente otra cosa.   

sábado, 19 de enero de 2013

Internacional, local.


    Unas veces recibes una llamada desde la distancia y, entre tantas cosas, te comunican la idea de un proyecto. Entonces recibes la información, la estudias, la analizas, las referencias, la discusión, la estrategia, la idea, la propuesta, la reunión y todo el desarrollo del trabajo en equipo hasta que recibes el billete de avión a cualquier parte. Ahora toca ensayar. Repasar el discurso del proyecto, memorizar las palabras clave, revisar mentalmente el vocabulario en inglés, recordar los datos del cliente, saber lo que puedes decir, lo que no debes decir, lo que se puede decir sin llegar a decir, acordar la agenda, la hora de llegada, el lugar de encuentro, la persona de contacto, recordar las experiencias pasadas, los consejos de los compañeros,… Memorizar y memorizar para recordar y recordar en el preciso momento.  
    Otras veces recibes una llamada desde la distancia y, entre tantas cosas, te comunican el fallecimiento de una persona ya mayor. La muerte de un señor al que hablé y atendí durante muchos años en el negocio de mis padres. Mucho tiempo después volví a verlo por última vez y de manera casual el pasado mes de Mayo. En mi lugar de La Mancha. Yo le saludé, le hablé, le pregunté cómo estaba y, mientras él contestaba, noté como él empezaba a mirarme tan fijamente a los ojos con tanta fuerza hasta soltar un desconcertante “Y ¿Tú? ¿Quién eres?”. 

domingo, 13 de enero de 2013

El último viaje.

    Una mujer coloca un calendario con la foto de su rey en el salón de su casa con tanto mimo que quien observa diría que esa fuese la primera vez que lo hace pero lo cierto es que lo tiene todo ya casi forrado con esa imagen. Un hombre mayor compra un desayuno de sabor exquisito en el puesto callejero cerca de su hogar. Hay quien indirectamente invita a charlar sobre diseño en el hotel de moda de otra ciudad. Una pareja recorre unos jardines que sufren del exceso de dinero de su dueño. Otras son aquellas chicas que buscan fortuna entre miseria con la que regresar algún día a la tierra de sus padres. Otros son occidentales que creen triunfar hasta en sillas de ruedas. Aquellos otros que recuerdan cuando compraron billetes de avión para volver los fines de semana a achicar el agua de su país inundado. Esa familia que se reúne entera para disfrutar de la comida en la calle un día de domingo. Aquel niño que ríe persiguiendo lagartos escondidos en el agua y otro simplemente se emociona buscando el camino de aquellos templos en ruinas del que alguna vez le hablaron. Y, mientras tanto, todo se unifica con las calles del país repletas de banderas tailandesas hasta la eternidad. 

    He visitado de tantos modos diferentes estos lugares que el último viaje fue sencillamente como sentirme huérfano de país.


domingo, 6 de enero de 2013

Europa en teorías.



    El arquitecto indonesio vino a mi mesa a preguntarme sobre como hice para devolverle su propuesta de manera más sencilla y clara. Yo le comenté que el edificio –una mezquita de tamaño muy considerable- tiene una composición clásica en cuanto a simetría y repetición se refiere y que partiendo de su idea, como eje motriz para su propuesta, la solución pasaba por sistematizar los puntos críticos de la misma ya que el mismo problema era tratado de manera distinta en cada uno de los casos. Por tanto su idea, tan potente y concisa, quedaba totalmente caótica y diluida en los planos generando gran confusión para la visión de terceras partes como era mi caso. Así pues, si de simetría y repetición trataba el proyecto el primer objetivo del análisis era buscar la unidad espacial que lo constituye considerando los muchos y diferentes niveles que tiene el edificio. 2 ejes de simetría perpendiculares entre si y que generan 4 cuadrantes totalmente homogéneos cuya individualidad es la unidad espacial que nos proponíamos encontrar. Conocidos ya los parámetros de composición de la mezquita, sólo quedaba establecer un sistema de intervención que sirviera como esquema integrador para distribuirlo en todo el edificio. Me decliné por la esvástica, carente de significado “nazi” para él y que tanta polémica levantaba en las clases de proyectos, pero es que -a mi juicio- era el mejor esquema que solucionaba todos los requisitos que pedía el proyecto. En definitiva, no hice más que hablar de una de las primeras clases de Análisis de la Arquitectura que nos daban en la escuela o al menos eso creo yo. Él me contestó que le gustan mucho los libros sobre arquitectura europeos pero que en la escuela nunca tuvo tiempo de leerlos demasiado, pues como casi todos pensé yo. En fin, yo es que tampoco sea muy erudito en esto pero el caso es que yo lo miré a los ojos, el me miró a los míos y los dos sin decir nada empezamos a reírnos de todo esto. 

    Y es que fuera de Europa, uno entiende mejor aquella conclusión de una de las películas de Woody Allen en la que un director sufría una ceguera temporal durante uno de sus rodajes hasta el día de su estreno de la película y éste pensó al verla "No me preocupa que sea una mierda, en Europa gustará incluso tanto que harán hasta teorías".  En fin,...

viernes, 4 de enero de 2013

El Mundo es tan bonito.

    Un largo paseo por las terrazas escalonadas a lo largo de los diferentes arrozales de las montañas. El olor a tierra húmeda, la leña quemada y el frío. Todo para volver por sorpresa a esa infancia del pueblo. Mi guía, que bien pudo ser una equivalente a mi tía Juliana, nos enseñó su casa. Su modo de vida a grandes rasgos parecía muy similar a los del sitio de donde vengo. Su huerto y su despensa tan familiar que extrañé hasta dejar su casa sin unos pocos tomates entre mis manos. Esa humildad del campo tan lejana en las grandes urbes y ellas tan aisladas de casi todo. Nos enseñó su escuela. Por poco internet que tengan parece ser que un profesor de primaria es su mejor ventana al mundo.

    Una mujer mayor se sienta en una piedra al umbral de su puerta para contemplar ese cielo del que probablemente no sabe nada y por el que ya nunca viajará. Entonces, recuerdo a mi abuela en mi despedida camino a Lisboa. Ella me preguntó “Niño, pero ¿por qué te vas?” y yo no supe elegir entre mis innumerables palabras las que ella pudiese comprender.

    Uno deja atrás aquel misterioso lugar para llegar a la estación de tren y allí, comprar una postal de aquellas mujeres recogiendo los campos de arroz con las que acaba de hablar y, con el vago recuerdo de esa carta de José Saramago a su abuela, escribir sin dudar:


       Querida mamá y querido papá,

    Estoy en Sapa, Vietnam. Todo bien. 
    Lugar que nunca pensé en visitar. 
    Sólo decir que:

       “¡El Mundo es tan bonito!”


     Vuestro hijo que os quiere, 
     Miguel.