domingo, 3 de noviembre de 2013

El allende ya no existe.

   Al instalarse en un lugar ajeno al original por voluntad propia, la atracción por lo exótico es como una moda en la que, más allá del lenguaje gestual -tan socorrido en el inicio- interactuar entre personas de diferentes culturas genera innovaciones en los modos de comunicación. La mente está muy receptiva, las emociones son un constante hormigueo en el cuerpo y el aprendizaje es tan fugaz que el inconsciente genera nuevos esquemas de conocimiento, de manera que, un simple intercambio de ideas se convierte en toda una herramienta altamente enriquecedora al entrar en conflicto con toda la experiencia anteriormente adquirida. 

  Hay tópicos en la parte occidental sobre el lado oriental que nos gusta escuchar y aprovechando que no siempre se tiene por jefe a una persona amable que, además de ser eficiente, resulta cercano, respetable y poseedor de un gran amor por su oficio, quise preguntarle por su relación con el budismo para que me hablase como si de mi mentor se tratase. Con su respuesta me dio a entender que un budista medita hasta lo infinito para alcanzar ese nivel deseado de equilibrio consigo mismo y su entorno, y es ese mismo ímpetu por alcanzarlo el que les capacita a desarrollar más facilidades para la filosofía que para las artes plásticas. Para él, la religión cristiana viene a ser una opción, la cual se acepta o se rechaza, y es en esa dicotomía donde se genera una pasión visceral en el individuo que para él es impensable que Van Gogh se hubiese arrancado su oreja en el caso de haber sido budista. 

  La frivolidad de los aviones nos hace vagar por el mundo de manera desarraigada y solitaria. Nos dicen que todo el mundo tiende a uniformarse como si de un fenómeno en aumento se tratase, para hacernos pensar que lo pequeño desaparecerá tarde o temprano, pues es su naturaleza, y entonces decir así aquello de que el allende ya no existe.  

1 comentario:

  1. Hola Miguel,
    Nada en particular. He estado leyendo tu blog y la verdad es que lo he encontrado muy interesante, además de estar muy bien escrito. Ánimo a seguir con él, pues ya tienes otro seguidor.
    Un abrazo,
    G.

    ResponderEliminar