sábado, 26 de enero de 2013

Out of Blue.


    El primer baht tailandés que tuve en mis manos lo encontré barriendo el bar de mi padre. Al parecer alguien lo usó para engañar a la máquina tragaperras. El euro llevaba poco tiempo entre nosotros y por aquel entonces todo eran viajes del pueblo a Madrid, de Madrid al pueblo. Los profesores en la escuela hablaban de que la burbuja inmobiliaria estallaría algún día pero que con la amenaza de una posible crisis llevaban trabajando toda su vida. En uno de estos vaivenes, mi padre me regaló una colección de guías de viaje. El número 4 era Tailandia, y recuerdo guardarla sin quitarle el precinto pues quedaba lejos y no veía horizonte cercano para conocerla. 

    Cuando llegué aquí, Singapur, pensé que era buscando aventuras. Una idea feliz para meses más tarde empezar a asimilar la idea de ser un emigrante más de nuestro país, ahora tan lejano. Nuestra historia esta llena de ellos y, a decir verdad, Vélez hay hasta en Colombia. Y también recuerdo a mi profesor de 8º EGB preguntarnos que queríamos ser de mayor. En mi turno, yo le contesté muy serio: “Informático, yo quiero ser informático”. Tal vez, con la idea de vivir luego en cualquier pueblo de La Mancha.

    Yo intuyo más o menos a donde quiero dirigirme ahora, pero para mi sorpresa, Noom, hablando de su país, dijo que Kijchot es un nombre típico tailandés. Y que yo sepa, Don Quijote es el nombre de un loco que salió de mi tierra en busca de aventuras pensando en encontrar a Dulcinea en algún lugar, como también no creo ahora que sea casualidad que el bar de mi padre se llame Cervantes y que yo responda al nombre de Miguel.


Propuesta de nuevo logo para el Bar Cervantes en Torre de Juan Abad, Ciudad Real.


4 comentarios:

  1. Los buenos recuerdos siempre están ahí..:)

    ResponderEliminar
  2. Velez hay en Singapur, Austria, Frankfurt y Londres !!

    ResponderEliminar
  3. Señor, si te sigo es por lo bien que te explicas.

    Antonio Delgado

    ResponderEliminar
  4. Las sincronicidades nos van llevando a nuestra felicidad en cada instante si les hacemos caso. Enhorabuena por hacerlo y permitírtelo, amigo! El mapa es bastante claro a veces, no te parece? Jeje.

    María Vázquez

    ResponderEliminar