sábado, 19 de enero de 2013

Internacional, local.


    Unas veces recibes una llamada desde la distancia y, entre tantas cosas, te comunican la idea de un proyecto. Entonces recibes la información, la estudias, la analizas, las referencias, la discusión, la estrategia, la idea, la propuesta, la reunión y todo el desarrollo del trabajo en equipo hasta que recibes el billete de avión a cualquier parte. Ahora toca ensayar. Repasar el discurso del proyecto, memorizar las palabras clave, revisar mentalmente el vocabulario en inglés, recordar los datos del cliente, saber lo que puedes decir, lo que no debes decir, lo que se puede decir sin llegar a decir, acordar la agenda, la hora de llegada, el lugar de encuentro, la persona de contacto, recordar las experiencias pasadas, los consejos de los compañeros,… Memorizar y memorizar para recordar y recordar en el preciso momento.  
    Otras veces recibes una llamada desde la distancia y, entre tantas cosas, te comunican el fallecimiento de una persona ya mayor. La muerte de un señor al que hablé y atendí durante muchos años en el negocio de mis padres. Mucho tiempo después volví a verlo por última vez y de manera casual el pasado mes de Mayo. En mi lugar de La Mancha. Yo le saludé, le hablé, le pregunté cómo estaba y, mientras él contestaba, noté como él empezaba a mirarme tan fijamente a los ojos con tanta fuerza hasta soltar un desconcertante “Y ¿Tú? ¿Quién eres?”. 

3 comentarios:

  1. Esa mirada de desconocimiento final duele... Mi abuelo me hizo la misma pregunta pocas semanas antes de su muerte.

    ResponderEliminar
  2. La última vez que visité mi país pasé con mi abuela un día entero para hablar, reír, comer y disfrutar de cada momento con ella hasta que tuve que decirle adiós. Esa misma noche mi padre me llamó para decir que había estaba hablando con ella y le dijo: "Hoy ha venido un chico con una chica, no sé quiénes son".

    Gracias por compartir tu experiencia.

    ResponderEliminar
  3. Los mejores recuerdos siempre estan vivos sobre todo los de las personas que aprecias.

    un abrazo,
    Antonio

    ResponderEliminar