domingo, 6 de enero de 2013

Europa en teorías.



    El arquitecto indonesio vino a mi mesa a preguntarme sobre como hice para devolverle su propuesta de manera más sencilla y clara. Yo le comenté que el edificio –una mezquita de tamaño muy considerable- tiene una composición clásica en cuanto a simetría y repetición se refiere y que partiendo de su idea, como eje motriz para su propuesta, la solución pasaba por sistematizar los puntos críticos de la misma ya que el mismo problema era tratado de manera distinta en cada uno de los casos. Por tanto su idea, tan potente y concisa, quedaba totalmente caótica y diluida en los planos generando gran confusión para la visión de terceras partes como era mi caso. Así pues, si de simetría y repetición trataba el proyecto el primer objetivo del análisis era buscar la unidad espacial que lo constituye considerando los muchos y diferentes niveles que tiene el edificio. 2 ejes de simetría perpendiculares entre si y que generan 4 cuadrantes totalmente homogéneos cuya individualidad es la unidad espacial que nos proponíamos encontrar. Conocidos ya los parámetros de composición de la mezquita, sólo quedaba establecer un sistema de intervención que sirviera como esquema integrador para distribuirlo en todo el edificio. Me decliné por la esvástica, carente de significado “nazi” para él y que tanta polémica levantaba en las clases de proyectos, pero es que -a mi juicio- era el mejor esquema que solucionaba todos los requisitos que pedía el proyecto. En definitiva, no hice más que hablar de una de las primeras clases de Análisis de la Arquitectura que nos daban en la escuela o al menos eso creo yo. Él me contestó que le gustan mucho los libros sobre arquitectura europeos pero que en la escuela nunca tuvo tiempo de leerlos demasiado, pues como casi todos pensé yo. En fin, yo es que tampoco sea muy erudito en esto pero el caso es que yo lo miré a los ojos, el me miró a los míos y los dos sin decir nada empezamos a reírnos de todo esto. 

    Y es que fuera de Europa, uno entiende mejor aquella conclusión de una de las películas de Woody Allen en la que un director sufría una ceguera temporal durante uno de sus rodajes hasta el día de su estreno de la película y éste pensó al verla "No me preocupa que sea una mierda, en Europa gustará incluso tanto que harán hasta teorías".  En fin,...

1 comentario:

  1. El primer año de proyectos pedía a un profesor que nos explicara el método para proyectar. Me hizo empezar por un boceto e ir calcando croquis encima hasta apilar unos cien. Creo que fue bueno contra las pajas mentales derivadas de las clases de estética! XD.

    Yago Arderíus Marín.

    ResponderEliminar